Adrenalina en vena

Algunas personas se acostumbran tanto al flujo de adrenalina que dependen de ella para sentirse con entusiasmo y energía. Primero lo primero” (1994), Stephen Covey.

Adrenalina con enfoque

Daniel, un hombre con fijación por los detalles, tiene carácter. Aunque le apasiona la velocidad, la adrenalina, las motos y todo lo relacionado con MotoGP no es del tipo extrovertido. En la mesa del bar, sorprendentemente fue el más reservado.

Él aprendió desde pequeño a viajar por el mundo. Va por la vida disfrutando de los paisajes, las curvas y explorando las rutas en buena compañía. No se jacta de la experiencia ganada con los años y solo con confianza, uno se puede dar cuenta de cuanta profundidad hay debajo de su callada superficie.

A diferencia del tipo de personas de las que habla Covey, este español, tiene claros los momentos en los que se debe buscar la adrenalina. Es manejando su Honda VFR 800F (roja) donde encuentra  sensaciones de confianza, seguridad y optimismo, además de energía.

Y amigas, déjenme decirles que es mejor un tipo que busca adrenalina en sus actividades diarias -esas que define su personalidad- que el que busca adrenalina en las relaciones. Es en lo segundo, que la pareja puede terminar siendo como una zanahoria en la nariz de un burro.

¿Qué se oculta en la superficie?

La profundidad debe ser ocultada. ¿Dónde? En la superficie.

La primera vez que hablamos nos contó que le gustaban las cosas particulares, como el caminar extraño en las mujeres. No se imaginan cuanto he bromeado con este tema. Algún día le contaré a él. Porque a pesar de su reserva, es un tipo con el que puedes hacer chistes y el cual tiene claro lo que en realidad puede molestarlo.

Y es que este tipo de cosas solo se descubren cuando entiendes que no todos los hombres relevan en la superficie lo que piensan. Y esto está bien. No podríamos disfrutar del tiempo, del descubrimiento sin la profundidad.

Sé por charlas posteriores que él ha pasado por relaciones de todos los tipos. Largas, cortas, locas… muy locas jaja pero de las cuales ha aprendido. Sorprendentemente, quizá por los años, es otro hombre que se suma a la lista de las relaciones largas. Yo ya pensaba que todos eran como en mi generación, donde abundan las cosas líquidas, sin compromisos y son escasos los que han durado algo más de dos años.

¿Qué tienen que ver la adrenalina y la profundidad?

Los procesos generadores de adrenalina llenan de vitalidad en una fase inicial, pero también pueden -gracias a la producción de cortisol– contribuir a la construcción de la memoria emocional, que nos permite identificar peligros futuros.

Espero, que si aprendemos -como Daniel- a dejar la adrenalina en su etapa inicial para construir nuestras personalidades; también aprendamos a dejar la hormona de cortisona para la memoria emocional -y por qué no sentimental-. Que la inteligencia emocional y el enfoque nos ayuden a prevenir relaciones peligrosas a futuro. Que pongamos a nuestro servicio la profundidad y la experiencia ganada; las lecciones aprendidas y las relaciones terminadas.

Previous EL placer del amor líquido

You might also like

Historias nuevas 0 Comments

Es tiempo de perder el miedo

Ante la sonrisa de una mujer y la puerta abierta para una conversación no queda otro camino que perder el miedo y avanzar.

Para creer 0 Comments

Qué es la meditación trascendental

La meditación como ejercicio intelectual se relaciona con la acción de pensar, reflexionar y comprender. Sin embargo en la creencia oriental o meditación trascendental se refiere a un recogimiento interior para

Actualidad 0 Comments

La fragilidad de la memoria

Elizabeth Loftus ha dedicado gran parte de su vida a estudiar la memoria. No el por qué la gente olvida sino el cómo recuerda. Su gran conclusión es que la

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!