La fabulosa fiesta del amor líquido

La fabulosa fiesta del amor líquido

Un motivo para celebrar

Fue con Samantha Jones, en Sex and the City, que todas aprendimos que una noche de chicas nunca se cancela. Y de Carrie Bradshaw que cuando los días se vuelven complejos lo mejor es ir a una fabulosa fiesta.

Y es que cuando trabajas a un ritmo fuera de lo común y viajas más de lo que hubieras imaginado, empiezas a entender como Bradshaw y Jones que hay cosas que no esperan y momentos que no deben pasar inadvertidos.

El cumpleaños de nuestra amiga “la argentina” no sería la excepción. Maru, una chica muy copada, cumplía años fuera de su Buenos Aires querida y por eso el grupo de los “Sin patria” nos dimos cita en un bar de Bogotá.

La inmediatez del deseo

Diré que así como de Carrie aprendimos a hablar escuetamente sobre amor y sexualidad, de Bauman comprendimos que en lo que respecta al amor es necesaria la “Cocción lenta“. Y que en cuestiones de relaciones, aunque intentemos no tomarlas en serio ¿cómo movernos en la oscuridad?.

15 invitados llegamos al lugar. Entre cócteles, buena comida e historias, nos dimos cita para hablar de todo un poco. Lo que no esperaba, y al final resultó increíble, fue ver cómo pasamos de una charla casual a nuestra propia versión de The BeWoman DeGeneres Show

Españoles, brasileños, africanos, portugueses y colombianos pasaron por nuestro banco de preguntas. Mientras nosotras, los bombardeábamos de preguntas, buscando algo que nos dijera si los hombres prefieren el amor o el deseo.  Si para ellos una noche puede convertirse en una semana, después en un mes, en un año o más tiempo.

Y es que al final no se trataba de categorizarlos, ni de encontrar a un modelo perfecto, ni siquiera de adquirir “experiencias amorosas” sino de reír, de entablar un diálogo, de crear un ambiente donde se pueda hablar tranquilamente de lo que normalmente nos guardamos.

5 historias de amor

El éxito de la noche y de la fabulosa fiesta, no fueron las respuestas; ni siquiera lo ocasionaron las intrépidas preguntas, fue la comunicación. Comprender que “La verdad sólo puede emerger al final de una conversación genuina”.

Y es que como diría Bauman, el “amor no encuentra su sentido en el ansia de cosas ya hechas, completas y terminadas, sino en el impulso a participar en la construcción de esas cosas”. Así que estas historias no están acabadas, no tienen tiempo ni fecha de caducidad. Solo lo necesario para ayudarnos a entender que son:

 “Los intentos de superar esa dualidad, de domesticar lo díscolo y domeñar lo que no tiene freno, de hacer previsible lo incognoscible y de encadenar lo errante son la sentencia de muerte del amor.”

Todos y cada uno de los hombres que vi esa noche en la mesa tienen una personalidad diferente, y por eso quiero agradecerles. Por dejarse ver en alguna medida, por compartir sus historias, por soportar nuestras preguntas, por divertirse con nosotras.

A las chicas les agradezco, porque sin ellas, no hubiera vuelto a escribir con la pasión con la que lo hago ahora. Gracias por enseñarme de forma real eso que llaman solidaridad de género.

Previous Una noche de ‘Après ski’
Next EL placer del amor líquido

You might also like

Para leer 0 Comments

El tercer amor

Hace poco, un amigo posteó que en la vida todos buscamos el tercer amor. Inevitablemente mis amigas ni yo empezamos a repasar -con lo mejor de nuestra memoria- a los

Editorial 0 Comments

El único testigo fiel es Dios

3 testigos falsos a los que debes estar atenta. Me llama la atención cómo el valor de la memoria, para el sistema judicial, se basa en descubrir testigos que acusan

Historias BE 0 Comments

EL placer del amor líquido

Los años le enseñaron que el placer del amor líquido es de lo que se habla, pero no necesariamente es amor, profundidad, ni lo que hace que te quedes con

0 Comments

No Comments Yet!

You can be first to comment this post!